Aislamiento social obligatorio hasta el 31 de marzo

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr +

El presidente Alberto Fernández declaró esta noche un “aislamiento social preventivo y obligatorio” desde esta medianoche hasta el 31 de marzo en todo el país, y advirtió que el Gobierno nacional será “inflexible” con quienes incumplan con esta medida, tras una reunión con gobernadores oficialistas y opositores.

“Nadie puede moverse de su residencia y todos tienen que quedarse en sus casas”, subrayó el mandatario”, al anunciar un Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) que se publicará en las próximas horas y que establece el “aislamiento social preventivo y obligatorio” desde el primer minuto de mañana hasta la medianoche del 31 de marzo.

Para facilitar el aislamiento, el jefe de Estado indicó que se adelantará el feriado del 2 de Abril, por el Día del Veterano y de los Caídos en la Guerra de las Malvinas, para el 31 de marzo, por lo que la jornada anterior será, a su vez, “feriado puente”.

“Es hora de que comprendamos que estamos cuidando la salud de los argentinos”, enfatizó Fernández, quien estuvo flanqueado durante el anuncio por los gobernadores Omar Perotti (Santa Fe), Axel Kicillof (provincia de Buenas Aires) y Gerardo Morales (Jujuy), además del jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

El mandatario justificó también el adelantamiento de los feriados en el objetivo de que los “efectos” que el aislamiento tenga sobre la economía “sean lo menos dañinos posible”.

Asimismo, detalló que durante el período de vigencia del DNU los negocios de cercanía permanecerán “abiertos”, en referencia a “almacenes, supermercados, ferreterías, farmacias y artículos de higiene y limpieza”.

“Se mantendrá el transporte público de pasajeros sólo para uso de quienes están exceptuados de cumplir el aislamiento. Se mantendrá el sistema de cajeros electrónicos y el traslado de caudales”, aclaró, en una carta enviada posteriormente al anuncio.

Fernández indicó también que, para garantizar el aislamiento social, la “Prefectura, Gendarmería, Policía Federal y las policías provinciales estarán controlando quién circula por las calles”, por lo que, advirtió, el Estado será “inflexible” y “quien no pueda explicar” su presencia en la vía pública “se verá sometido a las sanciones que el Código Penal prevé”.

En tanto, admitió que esta disposición resulta “excepcional, en un momento excepcional, dentro del marco que una democracia permite”.

“Confío en la responsabilidad de todos los argentinos”, sostuvo Fernández y añadió: “Le he pedido a todos los gobernadores la máxima severidad, y vamos a ser muy severos con quienes no respeten” estas directivas.

Por otro lado, aclaró que estarán exceptuados del aislamiento social preventivo “quienes trabajamos en el gobierno nacional, provinciales y municipales, en los niveles de conducción política”, además del personal de “sanidad, fuerzas de seguridad y Fuerzas Armadas”.

También quedarán fuera del cumplimiento de esta norma quienes prestan funciones en las áreas de “producción de alimentos, fármacos y algunas otras actividades como el petróleo, refinería, naftas y gasoil”.

Del encuentro participaron además los mandatarios Arabella Carreras (Río Negro), Oscar Herrera Ahuad (Misiones), Sergio Ziliotto (La Pampa), Mariano Arcioni (Chubut) y Gildo Insfran (Formosa).

También estuvieron Juan Manzur (Tucumán), Adolfo Rodríguez Saá (San Luis), Gustavo Valdés (Corrientes), Sergio Uñac (San Juan), Gustavo Bordet (Entre Ríos), Jorge Capitanich (Chaco), Gustavo Sáenz (Sala), y Gerardo Zamora (Santiago del Estero).

Tras expresar su “agradecimiento” a los gobernadores, Fernández anunció que junto a los mandatarios provinciales se conformó un “gabinete federal” atenderá la “evolución de la pandemia y el problema económico” derivado de las medidas de restricción.

Al respecto, el mandatario admitió que “la economía se va a ralentizar, y en esa lentitud vamos a tener menor actividad, recaudación y problemas fiscales que resolver”.

Asimismo, anunció que en los próximos días se pondrán en marcha “normas” que “alivien” la situación del sector informal de la economía.

Además de pedir la “máxima responsabilidad” a los ciudadanos porteños y los bonaerenses –los habitantes de los distritos donde más casos de coronavirus se registraron–, el Presidente definió que el objetivo es “pelear” en dos frentes, en referencia a la “pandemia y la psicosis”.

“Colaborar es exigirle al vecino que se quede en su casa. Si nos preservamos todos, el contagio será menor”, enfatizó.

La reunión, que se prolongó por más de cuatro horas, había sido un pedido de los gobernadores, que reclamaban una norma de estas características para evitar la propagación del virus en el territorio nacional.

Por último, Fernández le pidió un “compromiso” a los periodistas para colaborar en la difusión de las normas que deben cumplirse.

Fuente: Télam

Share.